Aunque sus efectos nocivos son más evidentes en los hombres, la ingesta excesiva de sodio puede ocasionar en la salud femenina daños en riñones y vasos sanguíneos. Para evitarlo, cocina tus alimentos con otros tipos de sal; ejemplo, la pansalt.

Elaborada por la Universidad de Helsinki, esta es una sal iodada la cual es baja en sodio y rica en magnesio y potasio. Su consumo favorece la disminución de la presión arterial y estimula la producción de insulina.

¡Elige la mejor para ti!

De acuerdo a la School of Public Health Harvard, cuando existe un exceso de sodio en la sangre, los riñones no pueden procesarla y por consiguiente se va acumulando; el resultado infartos de miocardio y, en el caso de las féminas, alteración en la estructura ósea (osteoporosis).

Por ello es importante que uses algún tipo de sal para la mujer. Aquí algunas opciones.

1. Sal roja

Ésta proviene de Hawái y contiene óxido de hierro proveniente de la arena volcánica. Su sabor es intenso, razón por la que se debe usar una mínima cantidad a la hora de cocinar.

2. Sal del Himalaya

Como su nombre lo indica proviene del Himalaya y se considera la sal más pura; contiene 84 elementos necesarios para el cuerpo humano, razón por la que favorece la regulación de agua en el cuerpo, el equilibrio de acidez de las células y previene los calambres musculares.

3. Sal bambú

Para su elaboración se utiliza sal de mar, la cual se introduce en cañas de bambú y posteriormente se calienta. Al subir la temperatura este alimento absorbe los minerales y nutrientes de la planta además de eliminar sus impurezas.

 

4. Flor de sal

Está compuesta de cristales finos que se acumulan en la superficie de las salinas y son recolectados de forma artesanal.

5. Sal rosa de los Andes

Son cristales gruesos de color rosada; es rica en hierro y minerales.

La Organización Mundial de la Salud recomienda tomar un máximo de 5 gramos de sal al día (equivale a una cucharadita de café)  o 2 gramos de sodio al día.

POR: SALUD180.COM